Raftul cu initiativa Book Archive

No Ficcion

El individuo contra el Estado by Herbert Spencer

By Herbert Spencer

Show description

Read or Download El individuo contra el Estado PDF

Similar no-ficcion books

La Tormentosa Busquedad del Ser

New product. by no means used!

Los legítimos hombres: aproximación antropológica al grupo tojolabal

Anthropology. magazine: tojolabal maya tradition, language

Extra resources for El individuo contra el Estado

Sample text

Las comparaciones nos muestran otra verdad que deberíamos tener siempre presente: la agresividad del poder reinante dentro de una sociedad aumenta con su agresividad fuera de ella. De igual forma que, para conseguir un ejército eficaz, los soldados deben subordinarse a un jefe, así, para lograr una combatiente y eficaz comunidad, los ciudadanos se deben subordinar al poder dirigente. Deben proporcionar los recursos en hombres y dinero que se les exija. La consecuencia obvia es que la ética del gobierno, originariamente idéntica con la ética de la guerra, debe permanecer durante mucho tiempo similar para ellos, y disentirá de ellos en la medida en que disminuyan las actividades y los preparativos bélicos.

Indudablemente, así 1o están haciendo algunos. Este proceso ocasionará que dejen de cultivarse las tierras de calidad inferior. Después podrá extenderse la demanda solicitada por Mr. Arch, quien dirigiéndose a la Asociación Radical de Brighton últimamente y sosteniendo que existen terratenientes que no hacen producir a sus tierras lo necesario para el bien público, dijo: Me gustaría que el actual gobierno votara un Bill sobre el cultivo obligatorio. Esta proposición fue aplaudida y él la justificó con el ejemplo de la vacunación obligatoria, ilustrando de este modo la influencia de los precedentes.

Del mismo espíritu y seguidas de iguales errores, fueron las tentativas para fijar los jornales, que empezaron con el Estatuto de los Trabajadores en la época de Eduardo III y cesaron sólo hace sesenta años, cuando las Cámaras de los Lores y de los Comunes desistieron de señalar los salarios de los tejedores de la seda por decisión de los magistrados, después de haber galvanizado en Spitalfields una industria decadente, originando una gran miseria. Preveo aquí una impaciente interrupción. Sabemos todo eso, la historia es vieja.

Download PDF sample

Rated 4.16 of 5 – based on 46 votes