Raftul cu initiativa Book Archive

No Ficcion

Segundo tratado sobre el gobierno civil: un ensayo acerca by John Locke

By John Locke

Pese a las ambigüedades que pueden observarse en su discurso, el pensamiento político de John Locke sigue siendo uno de los pilares fundamentales de los modernos regímenes democráticos. Si el Primer Tratado es una larga y elaborada refutación de l. a. teoría del derecho divino de los reyes, tal y como fue concebida por sir Robert Filmer, el Segundo Tratado es, en esencia, los angeles gran réplica a l. a. inspiration hobbesiana del gobierno. Frente al perfect totalitario que Hobbes propone como solución a los excesos de los angeles naturaleza humana abandonada a sus espontáneas inclinaciones, Locke basa el pacto social en l. a. regla de l. a. mayoría. Sólo las leyes pueden ser el alma del Estado; y mientras sigan vigentes, todos por igual habrán de someterse a ellas. El libro aborda temas tan importantes como el origen de los angeles legitimidad de los gobiernos y de los angeles propiedad. Junto a ellos, también se defiende los angeles libertad de cuestionar cualquier pretensión de irrevocabilidad reclamada por el poder vigente. Consiste, pues, los angeles obra en una reafirmación del derecho a l. a. resistencia frente a l. a. autoridad abusiva, en última instancia, del derecho a los angeles revolución. De este modo, el racionalismo político lockeano que da origen al pacto social y a l. a. institución del gobierno civil, es el que también justifica su disolución.

Show description

Read Online or Download Segundo tratado sobre el gobierno civil: un ensayo acerca del verdadero origen, alcance y fin del gobierno civil PDF

Similar no-ficcion books

La Tormentosa Busquedad del Ser

New product. by no means used!

Los legítimos hombres: aproximación antropológica al grupo tojolabal

Anthropology. magazine: tojolabal maya tradition, language

Extra resources for Segundo tratado sobre el gobierno civil: un ensayo acerca del verdadero origen, alcance y fin del gobierno civil

Example text

17) es 1a voz de la razón confirmada por la inspira­ ción. Pero ¿foista dónde nos ha dado Dios esa abun­ dancia? Hasta donde podamos disfrutarla. Todo lo que uno pueda usar para ventaja de su vida antes de que se eche a perder será aquello de lo que le esté permitido apropiarse mediante su trabajo. Mas todo aquello que excede lo utilizable será de otros. Dios no creó ningu­ na cosa para que el hombre la dejara echarse a perder o para destruirla. Y así, considerando la abundancia de provisiones naturales que durante mucho tiempo hubo en el mundo, y la escasez de consumidores; y conside­ rando lo pequeña que seria la parte de esa abundancia que el trabajo de un hombre podría abarcar y acumular con perjuicio para los demás, especialmente si dicho hombre se mantuviese dentro de los límites estableci­ dos por la razón, apropiándose solamente lo que pudie­ ra ser de su uso, sólo pudieron haberse producido muy pocos altercados y discusiones acerca de la propiedad así establecida.

Pero si estos bienes perecían en su posesión sin que él hubiera hecho uso de ellos; es decir, si los frutos sacados de la tierra se corrompían, o si la carne de venado se echaba a perder antes de que él pudiera consumirla, ello constituía una ofensa contra la ley común de la naturaleza. Pues el hombre sólo te­ nía derecho a aquello que podía serle útil y beneficioso para su vida. 38. Asimismo, iguales reglas gobernaban la pose­ sión de la tierra. Todo terreno que era labrado y cose­ chado por un hombre, y cuyos frutos podían ser utili­ zados por él antes de que se echaran a perder, era por derecho propiedad suya.

SEGUNDO TRATADO SOBRE EL GOBIERNO CIVIL 31 24. Ésta es la verdadera condición de la esclavi­ tud, la cual no es otra cosa que «el estado de guerra continuado entre un legítimo vencedor y su cautivo». Pues, si se realiza un acuerdo entre ambos, y pactan que uno limite su poder a cambio de que el otro preste obe­ diencia, el estado de guerra y esclavitud cesarán mien­ tras ese pacto se respete. Porque, como ya ha quedado dicho, ningún hombre puede conceder a otro, mediante acuerdo, lo que él no tiene consigo, a saber, el poder sobre su propia vida.

Download PDF sample

Rated 4.82 of 5 – based on 49 votes